Entre La Tierra y El Paisaje

Comprender el flujo de la energía de la naturaleza y los objetos que nos rodean, puede ayudarnos a diseñar una forma de vida en mayor armonía.

chi-tierra-planta
Fuente:casaydiseno.com

Para los chinos, El Chi es la energía que diseña al Universo. Esa energía puede ser canalizada para hacerla útil para el logro de nuestros objetivos. Según esta cultura la naturaleza es una combinación de Chi que podríamos traducir, a nuestro modo de entender, como positivo y otro negativo. Por ejemplo, las montañas y ríos por su forma sinuosa producen energía positiva; pero cuando esta característica se pierde en la naturaleza y se vuelve recta, entonces el Chi se vuelve dañino. Las estructuras con forma recta o afilada, que las hay en la naturaleza, son agresivas, amenazantes y suelen ser llamadas algo así como dardos envenenados.

Fuente: es.wikipedia.org
Fuente: es.wikipedia.org

La arquitectura china

Tanto la tradicional como la moderna, consideran el principio del Chi para diseñar, ellos son una cultura muy mística. Su influencia sigue estando presente, al punto que han logrado ir sumando espacios e interés como una tendencia en crecimiento en todo el mundo. Tomemos en cuenta que a fin de cuentas está basado en considerar las fuerzas que mueven a la naturaleza para construir edificaciones.

Para el Feng Shui existen dos fuerzas que son claves para dispersar o concentrar el Chi, una es el viento y la otra es el agua. Existe una expresión que resume el accionar del Feng Shui, “El Chi cabalga el viento y lo dispersa, al llegar al agua se detiene”. La energía vital fluye en todos los ambientes de un espacio, puede ser una casa, un parque, un edifico o una oficina. Todo se trata de estudiar ese flujo de esa energía que circula en los ambientes y cómo influye en las personas que hacen vida en esos ambientes.

Fuente: comolorealizo.com
Fuente: comolorealizo.com

La naturaleza también se expresa a través de los llamados 5 elementos: tierra, fuego, metal, agua y madera. Estos deben ser considerados para crear el equilibrio ideal en los espacios y no deben estar presentes explícitamente como elementos; sino que pueden expresar su fuerza a través del color, por ejemplo: el fuego puede estar en un ambiente si hay objetos de color rojo, sus propiedades pueden hacerse manifiestas por medio de un lámpara que produce su calor y así con la madera y los demás elementos.

Otro aspecto importante que toman en cuenta quienes siguen esta tendencia son los puntos cardinales. Para ello usan la brújula china y con ella se orientan para construir o distribuir el chi en un espacio.

Cada coordenada tiene una energía, así por ejemplo: la coordenada Sureste se relaciona con el dinero y éxito. La Este es el área de la familia y allí es donde deberían estar las fotos de la familia. La coordenada Sur es donde se mueve la energía relacionada con la reputación y el reconocimiento personal. Para los sentimientos está la coordenada Soroeste. En la coordenada Noreste circula la energía que rige el conocimiento y deberían haber en ella libros. Los hijos y la creatividad tienen su coordenada en el lado Oeste y se deberían colocar en ese espacio objetos metálicos. En la coordenada Norte se concentra la energía del trabajo y es bueno tener en ella cuadros con ríos y escenarios relajantes.

No se trata de magia, es más bien un asunto de relacionar la energía con el entorno. Es una forma holística de ver las cosas. Si crees que ver un rio te relaja y tienes un cuadro con un río pintado colgado en la pared, es probable que ver el cuadro también te relaje. Así funciona, las cosas se conectan entre sí con la energía que poseen y esa sensación que nos causan afecta nuestra cotidianidad